Imprimir

A pesar de no ser una raza que podamos ver a menudo en las competiciones, los pocos que hay, dejan una profunda huella en la mente, de los que, por fortuna, han podido deleitarse con sus recorridos, espectaculares donde los haya. Quien no recuerda los recorridos de Balty, pendiente en todo momento de su amiga Visitación, ladrando desde el primer al último obstáculo. Han sido muchos los que se enamoraron de esta raza, entre los que me incluyo disfrutando cada día de su compañía y amistad.

Trabajar con Bearded Collie en Agility, supone disfrutar desde el primer momento, ya que la curiosidad innata de la raza por todo lo que le rodea, nos facilitará mucho la labor de enseñarle los obstáculos de que se compone una pista, lo tiene que probar todo, “si ellos lo hacen, yo también puedo hacerlo” parece pensar la primera vez que pisan una pista, basta ponerlos delante del obstáculo, para que lo afronten con decisión.

Para iniciar al Bearded en nuestro deporte, lo más importe, es conseguir primero su amistad, jugando y hablándole, desde su más tierna infancia, la época más receptiva, con ello lograremos que este siempre atento a nosotros, a nuestra voz y gestos, estos últimos de una gran importancia en nuestro deporte, ya que mediante ellos también podremos indicarle la dirección que debe seguir.

Una vez conseguida su amistad, trabajaremos la obediencia, siempre mediante el juego y la recompensa, para fijar las ordenes, que tendrán que ser ejecutadas a la primera y con la mayor rapidez posible, hecho este muy fácil, ya que su mayor alegría será la satisfacción de vernos a nosotros contentos.

La iniciación de los obstáculos, si  hasta ahora lo hemos llevado bien, no supondrá ningún problema para él, ya que, la confianza que nos procesa le hará superar las pequeñas dudas que pueda tener ante lo desconocido, obstáculos que se mueven, palos que se caen, etc...

“EL PRINCIPE DEL AGILITY”

Ahora que está tan de moda hablar de la nobleza, nuestro amigo, se ha ganado por sus propios medios, este gran titulo, ya que es el heredero indiscutible de su pariente el Borded Collie, actual rey del Agility.

Cuando se iniciaron las primeras competiciones internacionales, ya destacaba entre los demás un fantástico ejemplar de nuestra raza en el equipo belga “Male”, logrando estar siempre entre los primeros puestos, causando gran impresión su manera de realizar los recorridos siempre ha gran velocidad, corría el año 1990.Este mismo ejemplar estuvo  también en los campeonatos realizados en 1991, París Bercy, y Mónaco 1992.

En España, el primer ejemplar en la practica del Agility fue, como mencionamos, anteriormente, Balty de Visitación Echeverría. En la actualidad, existen varios ejemplares compitiendo, aunque con grandes diferencias entre algunos de ellos, circunstancias estas achacables más a los guías que a las cualidades de los perros, siempre he sido de la opinión de que no hay malos perros, sino malos guías. Es inadmisible ver un BEARDED trabajar sin alegría, sometido, con ello lo único que conseguiríamos es estropear su magnifico carácter.

Para terminar quisiera animaros desde aquí a participar con vuestro amigo en agility, logrando con ello mantenerlo en buen estado de forma a la vez que disfrutaremos del contacto con otros perros y personas que comparten con nosotros su afición.

Juan Pedro Guerra, Jaracar Bearded Collie
Socio del Collie Club de España

 

 

 

Categoría: Deporte/Trabajo
Visto: 2184